EL COLECHO

Muchos de vosotros sabréis a qué se refiere este concepto, pero otros muchos, como fue mi caso, posiblemente no habréis oído nunca esta palabra. Pues bien, os cuento cómo llegué yo a ella… Hace 19 meses pasé por la experiencia más bonita de mi vida: ser madre. Como tantas otras madres, decidí darle el pecho a mi hijo. Todo iba muy bien: el pequeño dormía en su moisés y cuando reclamaba comer, yo me despertaba alegremente y le proporcionaba su alimento y muchísimos “mimitos”. Fueron pasando los días y las semanas, y los meses,… y ya no me despertaba tan alegremente, simplemente me despertaba. Es cierto, el sueño me venció. Cuando el niño se quejaba de hambre, lo metía en nuestra cama, el comía y yo… ¡¡¡¡seguía durmiendo!!! Al cabo de un rato, a veces, minutos pero otras veces horas, me despertaba y me hacía consciente que me había quedado dormida mientras mi hijo comía.

Así fue, por culpa del sueño (y gracias a él), como poco a poco, el niño se hizo un hueco en nuestra cama… ¡¡Donde caben dos caben tres!!

Image

Al cabo de un tiempo, culpable por las críticas que recibía de unos y de otros (que si el niño tendría que dormir en su cuarto, que si estábamos haciéndole un “mal” porque no aprendería a dormir solo,… blablabla…), empecé a buscar todas las consecuencias negativas que sufriría mi pobre pequeño por la falta de criterio de sus padres (¡¡Qué gran locura dejarlo dormir con nosotros!!). Pues cuál fue mi sorpresa, cuando encontré que no simplemente no le estaba haciendo ningún mal, sino que además el dormir juntos era una práctica con nombre y todo (COLECHO), la cual tenía muchísimos beneficios tanto para el bebé como para fortalecer el vínculo entre nosotros.

Image

Algunos de los beneficios que aporta el colecho, es decir, el dormir con los hijos, son los siguientes:

– El bebé sabe que estás allí, lo que aumenta su seguridad y satisface su necesidad de sentirse protegido, permitiendo a los papás responder de manera más rápida a lo que pueda pasar (vómitos, tos, pesadillas,…)

– El bebé mamará más, lo que se traduce en una menor incidencia de enfermedades, y además, sin perturbar el sueño de la mamá.

– Mejora el ritmo cardíaco y la presión sanguínea del bebé. Sobretodo durante las primeras semanas de vida, el ritmo respiratorio del pequeño, al no ser suficientemente maduro, puede sufrir apneas. Si la madre duerme a su lado le proporciona al bebé un patrón de respiración que el niño puede imitar.

– El bebé tiene más tiempo de fase profunda del sueño, lo cual potencia su desarrollo mental.

– El dormir con tu bebé hace que se equilibre su temperatura corporal. Si siente frío le trasmitirás calor, si tiene calor lo regularizarás.

– Es una práctica muy eficaz para estimular el apego y el vínculo entre padres e hijos.

Por supuesto, como en cualquier otra práctica, también existen inconvenientes, como por ejemplo, riesgo de aplastamiento o asfixia del bebé. Es por ello que si se decide practicar el colecho es imprescindible tomar las precauciones necesarias para no asfixiar al bebé (poner cojines para evitar que se le pueda chafar, tener una cunita “sidecar” ,…) .

Basándome en mi experiencia, me gustaría terminar este post diciendo que disfruto cada día de la oportunidad de dormir con mi hijo, de besarle cuando él sueña, de calmarlo cuando se despierta asustado porque ha tenido una pesadilla, y sobretodo, de verle la carita de felicidad cuando por la mañana se despierta y yo estoy allí, a su lado, y de recibir esos besitos que me da que me transmiten un sinfín de emociones.

Así que, cuando llegue el momento de llevarlo a su habitación llegará, pero mientras tanto estoy dispùesta a disfrutar del colecho cada noche. Y, por supuesto, cuando llegue un hermanito, desde un principio le enseñaremos qué es colechar!!

Os dejo aquí algunos links que informan sobre este concepto, a ver qué os parecen…

http://www.crianzanatural.com.

http://www.unizar.es/med_naturista/lactancia.pdf

http://albalactanciamaterna.org/lactancia/colecho-lactancia-y-sindrome-de-muerte-subita-del-lactante-

http://www.mamasybebes.com/2011/04/todo-sobre-el-colecho/

Joanna Arroyo