Aumento de la obesidad infantil

Como de todos es sabido, a lo largo de los años la sociedad va sufriendo distintos cambios, actualmente nos encontramos en una sociedad en la que no hay tiempo para nada, trabajamos demasiadas horas como para poder complementar el trabajo con la vida familiar, no tenemos a penas tiempo para disfrutar con nuestros hijos, y estamos tan cansados, que el poco tiempo que nos queda lo necesitamos para descansar.

Esta situación nos afecta en distintos aspectos, pero en el que nos vamos a centrar es en los hábitos alimenticios que estamos adquiriendo.

Se han dado datos actualizados en los que se demuestra que la obesidad infantil está aumentando de un modo preocupante, y esto se produce principalmente por dos aspectos: por un lado es debido a un cambio en los hábitos alimenticios, y por otro lado se debe al aumento del sedentarismo.

Anteriormente solíamos comer comida casera, hecha por nuestras madres, con alimentos frescos y naturales, lo que se podría denominar “la comida de cuchara (legumbres, cocidos, caldos…), actualmente y debido probablemente a los aspectos comentados anteriormente hemos cambiado éstos hábitos y hemos pasado a una comida rápida, envasada, congelada… Éste cambio supone una pérdida de calidad que a veces no apreciamos, pero que a largo plazo supone un perjuicio para la salud. Por otro lado, y como todos los padres sabéis a la mayoría de los niños les cuesta bastante comer verduras y pescados, lo que supone que para conseguir que se lo coman debemos dedicar tiempo y ganas (algo que muchas veces no tenemos) y que en muchos casos deriva en un “dale otra cosa y ya probaremos otro día”.

Otro aspecto importante es el aumento del sedentarismo. Probablemente debido a la falta de tiempo libre y al agotamiento laboral, los adultos nos hemos vuelto más sedentarios, en muchos casos, cuando llegamos a casa, o bien queremos descansar después de un duro día de trabajo, o bien llegamos tan tarde que ya no tenemos tiempo de realizar ninguna actividad. Éstos comportamientos suponen para nuestros pequeños un modelo de conducta, y aunque no nos demos cuenta los niños están aprendiendo un modelo en el que solamente se trabaja y se descansa.

Todas las personas necesitamos realizar actividades, nuestro cuerpo necesita moverse, hacer ejercicio… y los niños en un mayor grado, por su condición de niños necesitan liberar energía, salir de casa, jugar, realizar algún deporte, relacionarse con otras personas… y eso es algo que poco a poco estamos perdiendo, en muchos casos, los niños llegan del colegio y están toda la tarde viendo la televisión o jugando a videojuegos.

Siendo conscientes de lo complicado del asunto, debemos intentar como padres sacar tiempo y  ganas para promover un estilo de vida más saludable, en el que los niños recuperen la motivación por ejercicio físico, que disfruten con ello, así como debemos hacer un esfuerzo para mejorar los hábitos alimenticios.

Arian Lacasta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s