Decálogo para crear un pequeño delincuente

Creo que fue por casualidad que cierto día escuché por la tele a un juez de menores hablar. Sus palabras me impresionaron tanto que empecé a buscar información y videos de sus charlas –siempre cercanas y sin tabúes- que siguieron impresionándome aún más. Estas charlas trataban de la educación que reciben nuestros hijos, de la falta de límites y de autoridad de la que “gozan” y, en general, del peligro que corre la sociedad si no se toman cartas en el asunto.

Después de atender a los jóvenes que llegan a su juzgado, el juez se desmarca de los demás aplicando sentencias ejemplares que van más allá de lo que marca el código penal, intentando de esta manera que el joven reflexione sobre su conducta y pueda reconducir sus actitudes. De esta manera, a unos les condenó a sacarse el graduado escolar, a otros les “obligó” a reparar personalmente los desperfectos que habían causado en las fachadas dejando volar su imaginación “grafiteando”,…

Sus ideas sobre educación son muy claras. Después de pasar por un estado en el que el poder y la palabra del adulto era absolutamente irrevocable y debía ser respetada, nos encontramos hoy en día con una sociedad demasiado “liberal”. El ritmo de trabajo, de productividad que se nos exige, el miedo a que nos llamen autoritarios y que nos digan que volvemos a tiempos pasados, el miedo al qué dirán si digo simplemente “NO”, en vez de intentar razonar las cosas con mi hijo, nos ha llevado a una sociedad en la “que todo vale”, tal y como afirma Emilio Calatayud. Y, muchas veces, hay que decir “NO” por mera protección y, sobretoso, hay que definir y estrechar los límites, siempre des de una autoridad cercana, no abusiva.

El juez exige una relación muy estrecha entre sanidad, servicios sociales, educación y justicia. Nos pide compromiso social, la sociedad no está allí fuera, está en cada uno de nosotros y, sobretodo, que los padres sean padres, no amigos, ni colegas, sino PADRES.

Aquí dejo un fragmento de una de las conferencias que este maestro de la conducta juvenil expone en diferentes centros. Si estas breves frases os impactan, os animo a echar un vistazo a todos sus vídeos, que tratan siempre del riesgo que tiene en la sociedad una educación sin límites.

decálogo para crear un pequeño delincuente

Otras conferencias de interés, más extensas:

Lección Magistral 1

Lección Magistral 2

¡Espero que os gusten y susciten vuestro interés!

Joanna Arroyo

Anuncios

2 comentarios el “Decálogo para crear un pequeño delincuente

  1. Creo que en muchos casos (no todos) se confunde “consentir” con “querer” y esto es lo origina el problema. Además creo que se ha perdido la educación en valores y no se enseña a conseguir los objetivos mediante el esfuerzo, es más una cultura del aquí y el ahora (si no lo tengo ya no sirve), ademas de que prima el materialismo, …

    http://rincondemente.wordpress.com

  2. Muchas gracias por tu aportación, Rincondemente.
    Tienes razón, aunque si buscamos las causas de lo que está pasando probablemente veamos que el enorme cambio social de los últimos 50 años ha propiciado que los jóvenes de hoy en día pasen mucho tiempo solos, y que, por no discutir con ellos el poco tiempo que los ven, los padres accedan a muchas demandas poco coherentes con una educación en valores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s